• José Enrique Morales

Errores comunes en la crianza de adolescentes


A 18 meses del inicio de la pandemia, cifras de UNICEF reportan que Panamá es uno de los países que ha mantenido sus escuelas cerradas por más tiempo. Se estima que 131 millones de estudiantes de 11 países de la región, han perdido más de tres cuartas partes del aprendizaje presencial. Este escenario ha aumentado las probabilidades de que los menores experimenten síntomas de ansiedad, depresión, altas horas en uso de tecnología, poco contacto con profesores y amistades; lo que a su vez se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar psicopatologías. De no recibir apoyo oportuno por especialistas de salud mental, esto podría mantenerse hasta la adultez, limitando la posibilidad de llevar una vida saludable.


Hoy por hoy, se sabe que la adolescencia es una etapa de vulnerabilidad debido a los múltiples cambios físicos, emocionales y sociales que se dan en este periodo; por lo que es crucial que padres y cuidadores puedan proveer apoyo con modelos de crianza efectivos. Algunos de los factores que pueden contribuir al estrés en esta etapa son: el deseo de mayor autonomía, presión por pertenecer a grupos sociales, exploración de la identidad sexual, y el uso inadecuado de las redes sociales, así como también todos los cambios de rutina a los que han sido expuestos por la crisis sanitaria.


Un sondeo rápido realizado por UNICEF, dio a conocer la voz de más de 8 mil adolescentes, en 9 países de la región. Este reporte da cuenta de los sentimientos difíciles a los que se enfrentan los adolescentes en medio de la pandemia. Entre los participantes, 27% reportó sentir ansiedad y 15% depresión en los últimos siete días. Un 46% reportó sentir una menor motivación para hacer las actividades que regularmente disfrutaban. También, la visión sobre el futuro se ha visto afectada: 43% de las mujeres y 31% de los varones participantes reportaron sentirse pesimistas.


Estos datos nos hacen reflexionar del riesgo en que se encuentra esta población y pensar en acciones que podemos realizar desde el entorno familiar, siendo el rol de los padres de mucho valor. Te comparto algunos errores y recomendaciones en la crianza con adolescentes:


1. Hablar y aconsejar sin antes escucharles: En lugar de darles consejo a cada uno de los problemas que tiene, detente a escucharles con atención, nombra los sentimientos y emociones que está teniendo y respétalos. Respuestas como: “Veo que estás molesto con ese profesor” ayuda a que desarrollen confianza. Esto a su vez, le ayuda a desarrollar autodominio y confianza para resolver sus problemas.


2. Resolver cada problema que tenga sin tomarlo en cuenta: Si le resuelves cada dificultad que tenga, no desarrollará las competencias necesarias para enfrentar retos más complejos. Una vez que te has mostrado atento a lo que te está contando, puedes preguntarle: “¿qué quieres hacer?”.


Luego, ayúdale a imaginar las consecuencias de esa decisión. De ese mismo modo, puedes ayudarle a pensar en otras estrategias. Este es el núcleo de la resiliencia: Generar alternativas ante un desafío, anticipar las consecuencias y tomar la decisión más efectiva.


3. Ayudar excesivamente: Puedes enseñarle cómo buscar ayuda de forma oportuna, ya sea a un amigo, profesor u otros hermanos. Te puedes preguntar a ti mismo: “¿mi hijo podría resolverlo solo?” “¿Qué lecciones le puede enseñar este evento?”.


Si tu hijo tiene tendencias a aislarse cada vez que tenga un problema, es una oportunidad para revisar cuáles estrategias como padres estás modelando y si esta es una de las que tú usas.


4. Descuidar tu salud mental: Somos el modelo principal de nuestros hijos. La mayor parte del tiempo ellos están buscando nuestra aprobación, para identificar si el entorno es seguro o intimidante. Si ante cada situación que les ocurra, reaccionamos con temor o ansiedad, probablemente harán lo mismo. Si reaccionamos con empatía y optimismo también lo harán.


5. Darle acceso ilimitado a internet y redes sociales: El uso inadecuado de redes sociales puede exponerlos a distintos riesgos, desde acoso por compañeros (cyberbullying), hasta abuso sexual por parte de adultos (grooming). Es crucial enseñarles a elegir las cuentas que siguen, disponer un horario de uso oportuno y retirar el dispositivo al momento de dormir, para que no afecte su calidad de sueño. Es importante mostrar una actitud colaborativa y no punitiva. Un estilo conflictivo y agresivo suele verse asociado con aumento en los problemas de conducta.




Entradas destacadas
Entradas recientes