• Susana Anton

5 Mitos sobre el autocuidado: un enfoque a madres y padres de familia


Para muchas personas, el autocuidado es la preocupación más lejana en su lista de prioridades por considerar ante todo el bienestar del otro. Entonces ¿dónde queda el cuidado hacia uno mismo/a?


Tomando en consideración el autocuidado como todo aquello que una persona hace para promover su buena salud a nivel físico, psicológico, emocional, espiritual, social y profesional, una investigación realizada por Godfrey, et al. (2010) concluye que el autocuidado es “un proceso que involucra ser consciente de uno mismo, adquirir conocimiento y tomar responsabilidad por satisfacer las necesidades propias”, Adicional a esto, el estudio revela que las personas pueden restarle importancia a su autocuidado cuando se sienten abrumados o poco apoyados por las personas a su alrededor.


En otras palabras, el autocuidado se transforma en una herramienta valiosa para asegurar a los cuidadores que sus necesidades están siendo atendidas. Cuando estas necesidades no son atendidas, la persona puede llegar a un punto crítico en el cual deteriora su salud y desempeño en general.


Actualmente, gran cantidad de madres y padres se han visto afectados por esta falta de autocuidado, generando una creciente ola de “burnout” parental (North, 2020) a raíz de haberse convertido en docentes de la noche a la mañana y tener que continuar cumpliendo rigurosamente sus jornadas laborales. Si bien es cierto, han encontrado la manera de sortear sus responsabilidades de la forma más efectiva posible para cumplir con todo y todos, en el proceso algunos de ellos se han quedado atrás consigo mismos.


A continuación, encontrarás 5 mitos sobre el autocuidado, que algunas madres y padres pueden tener en mente al escuchar sobre el tema.


Madres, padres y el autocuidado: 5 mitos alrededor del tema

1. “Es caro”

El autocuidado puede venir de los pequeños momentos. Algo tan simple como hablar con una persona cercana, salir a caminar al parque, escuchar música, dormirse temprano o ver una película puede ser considerado como autocuidado. Tal como lo describe Britt Mahrer (2019), más allá de un acto lujoso, el autocuidado debe ser considerado como un ritual personal de dedicación.


2. “Toma mucho tiempo”

Lo importante del autocuidado es que sea útil y provechoso para cada persona. Por lo que con una actividad diaria que sea de agrado para la persona es suficiente. De esta manera, dicha actividad se podrá volver una rutina, un espacio diario en el que el adulto es consciente que va a poder descargar las tensiones y recargar su energía como, por ejemplo: una taza de café en las mañanas, salir a caminar al perro por las tardes, escuchar música en el trayecto de la casa al trabajo, etc…


3. “Es un acto egoísta”

Cuando dan las indicaciones de emergencia en un avión, una de las instrucciones que brindan es primero colocarse uno mismo la mascarilla de oxígeno antes de ayudar a la otra persona. Esto aplica de forma similar con el autocuidado. Es muy difícil cuidar de otra persona, si nuestro mundo interno está pasando por un momento de tensión y estrés.


Priorizar el autocuidado no sólo es importante, sino también necesario si deseamos estar disponibles y ayudar a nuestros hijos. “No es un acto egoísta, es un acto para mejorar nuestra capacidad de cuidado al otro.” (Mahrer, 2019).


4. “Mis hijos siempre van de primero” / “Si hago algo por mí, estoy siendo negligente con mi familia” / “Si hago algo por mí, mi familia va a resentirlo”.

Cuidar y criar niños requiere una gran cantidad de energía física y emocional, por lo que, entre más bajo esté el nivel de energía en el adulto, más exacerbada estará su ansiedad y tensión general, será más difícil conectar con las necesidades del niño/a.


El autocuidado es aquello que le permite al adulto recargar su energía para poder seguir conteniendo, cuidado y protegiendo a su hijo/a. Por esto, se torna necesario tener tiempo de calidad con uno mismo.


5. “No lo necesito, hay personas con más problemas que yo.”

Sobresaturar la mente con los problemas que nos rodean resulta agotador. Desde escuchar las noticias, los problemas del país, las responsabilidades en casa, algún conflicto laboral... Todo esto se va compactando hasta que llega un punto de quiebre, un momento en el que es difícil seguir acumulando más cosas. Por esto, resulta imprescindible poder conectarnos con ese llamado de atención interno, escuchar nuestras emociones y sensaciones, darles espacio para salir, reconocer lo que está pasando para evitar caer en un día a día automático.


El trabajo de ser padre/madre no es fácil; es exigente, agotador y muy abrumador por lo que tener tiempo de autocuidado no debe ser un lujo, sino una prioridad en la vida de los padres.

Es importante recordar que los niños son espejos de sus padres, por lo que al expresar sus necesidades y permitirse espacios personales, los adultos no sólo se están ayudando a sí mismos, sino también están modelando y enseñando a sus hijos la importancia de priorizar su salud mental y bienestar integral.



Bibliografía

  • Casares, W. (2020, Septiembre 29). Importance of Self-Care: Why Parents Need Time Out to Recharge. Retrieved from HealthyChildren.org: https://www.healthychildren.org/English/family-life/family-dynamics/Pages/Importance-of-Self-Care.aspx

  • Godfrey, C. M., Harrison, M. B., Lysaght, R., Lamb, M., Graham, I. D., & Oakley, P. (2010). The experience of self-care; a systematic review. National Library of Medicine, 1351-1460. doi:10.11124/01938924-201008340-00001

  • Mahrer, B. (2019, 16 Dic). Why You Struggle with Self-Care. Retrieved from National Alliance on Mental Illness: https://www.nami.org/Blogs/NAMI-Blog/December-2019/Why-You-Struggle-with-Self-Care

  • North, A. (2020, Diciembre 8). The Parental Burnout Crisis has Reached a Tipping Point. Retrieved from Vox: https://www.vox.com/22060380/covid-parents-burnout-schools-closed-kids-pandemic




Entradas destacadas
Entradas recientes