• Cintia Corro

Dándole un nuevo significado a nuestras fiestas de fin de año


Las fiestas de fin de año revisten el ambiente con una especie de magia o fantasía. Es una oportunidad de salir de la cotidianeidad y colocarnos en una realidad especial (Borobio García, 2011). Sin importar la nacionalidad, edad, raza, sexo o condición socioeconómica, las personas perciben esta época del año como un tiempo de celebración, evidenciado de forma tangible en las decoraciones, las luces, la música, el vestuario y las comidas tradicionales. Las festividades de fin de año se convierten en el escenario perfecto para reencuentros y convivios familiares.


Estas tradiciones enriquecen las relaciones entre los miembros de las familias, generan sentido de pertenencia y fortalecen la identidad del grupo familiar. El inicio de un nuevo año se convierte, además en una oportunidad para plantearse nuevas metas y dejar, simbólicamente, todo lo que se considere negativo y dañino, en el pasado.


Con el paso del tiempo, la agitada vida moderna y la llegada de las redes sociales, el significado de la Navidad y Año Nuevo han evolucionado. Este año, la pandemia por COVID 19, nos brinda la oportunidad de crear condiciones que contribuyan a fortalecer los lazos afectivos entre los miembros de la familia, resignificando los espacios de encuentro y convivencia familiar. Las festividades de fin de año 2020 serán mucho más que compras, juguetes, adornos y cenas. Será un tiempo de convivencia dentro de nuestras burbujas familiares.


¡Aprovecha esta oportunidad para acercarte afectivamente a los miembros de tu familia! Proponte el nuevo hábito de abrazarles y expresarles cuán importantes son para ti.


Practica el perdón. Ningún otro momento es tan simbólico como éste, para perdonar y dejar en el pasado año viejo los malestares y resentimientos; para iniciar el año entrante con nuevas energías y nuevos propósitos familiares.


El significado de la Navidad está teñido de reconciliación, paz y amor. Es un tiempo de oración por quienes han partido. Tiempo de reflexión por lo que se ha perdido. Tiempo para compartir con quienes poco tienen y tanto necesitan. Tiempo para valorar lo positivo que se ha logrado y tiempo para agradecer a Dios por la vida, por la salud y por permitirnos celebrar juntos en familia.


¡Felices fiestas!




Entradas destacadas
Entradas recientes