• Lilia Urrutia

Cómo fortalecer la comunicación en una pareja recién casada… ¡en pandemia!


Las parejas que han decidido unir sus vidas recientemente tienen en su haber un componente adicional de gran valor: se han lanzado a la aventura de darle un hogar a su amor y desde allí hacerlo crecer, desarrollarlo cada vez más y más, a pesar de la incertidumbre de estos tiempos.


En la base de ese nicho emocional que construyen juntos está la comunicación que se logre alcanzar entre los dos, como pilar fundamental de la pareja recién casada. La comunicación será esa forma de intercambio de necesidades mutuas, que busca poder expresar lo que quiere y espera encontrar en su pareja, una acogida a esa expresión. La comunicación será así el medio a través del cual los miembros de la pareja podrán alcanzar ese anhelo natural de sentirse emocionalmente conectados y seguros en su relación. Esta conexión emocional les dará un sólido -quizás el más sólido- escudo protector contra los vientos fuertes de estos tiempos o los que pudieran surgir en el futuro.


¡Es tanto lo que está ocurriendo en estos tiempos! Por un lado, la vida juntos que recién inicia, con sus retos naturales al intentar, -con encuentros y también desencuentros- acercarse, comprenderse y amarse a profundidad; y por el otro, la situación actual de pandemia que trae consigo incertidumbres y retos particulares.


En su día a día, como parte de esta nueva vida juntos, la pareja se encontrará con múltiples retos, problemas grandes y pequeños que habrá que enfrentar. Ellos estarán relacionados con el trabajo o la falta de él, con las tareas de la casa, la relación con sus respectivas familias y con las amistades, además de los relacionados al tiempo que comparten juntos, sus expectativas, la cercanía y el cuidado que espera cada uno en la relación en general y en su sexualidad, entre otros más.


Por otro lado, la pandemia ha traído también sus desafíos: el mundo y la forma de relacionarnos en él se ha hecho menos predecible y seguro, los temores relacionados con enfermarnos o morir a causa del virus actual, la pérdida del trabajo o disminución en los ingresos económicos, la disminución de los contactos sociales habituales, entre otros, lo hace más difícil de manejar. Todo esto aumenta los niveles de estrés y ansiedad en toda la población y particularmente en los miembros de la pareja que recién inicia y ve todos sus esfuerzos enfocados en un futuro que anhelan gozoso y esperanzador, y sobretodo que puedan compartir juntos.


Para enfrentar los retos como una pareja que recién inicia su vida juntos, inserta en un mundo con desafíos muy particulares necesitamos, primeramente: tejer entre los dos un ambiente que sea seguro, que favorezca la búsqueda saludable y confiada de opciones a los retos que se presentan. Esto permitirá encontrar no solo las soluciones a los determinados problemas, sino que también va creando una base de confianza entre los dos, que se consolida y agranda a medida que la relación avanza. Este ambiente abre posibilidades, permite involucrarse emocionalmente, ayudar y ser ayudado, apoyar y dejarse apoyar.


Esto es lo primero. ¿Por qué? Porque es a través de ese ambiente seguro que se podrá expresar una necesidad o una intención y que la pareja podrá recibir, leer y re-leer adecuadamente, creándose un canal de comunicación saludable y un vínculo amoroso entre los dos. Así, ese mensaje logrará pasar exitosamente la barrera de los temores, inseguridades y riesgos, propios de este difícil momento que vive el mundo y en el que una pareja inicia su vida


juntos con esperanza y apostando a un futuro mejor. La comunicación efectiva de las necesidades afectivas es lo que más impacto tendrá en la relación de pareja, esto a su vez impactará positivamente la conexión sexual de la pareja. Esto será un gran protector del vínculo amoroso.


¿Cómo lo hacemos?

Contamos para lograrlo con tres joyas preciosas que son factores esenciales de ese ambiente:


1. Estar disponibles, accesibles.

  • ¿Estás allí para mi? / ¿Estoy allí para ti?

  • ¿Si necesitara de tu apoyo, estarías disponible? / ¿Estaría yo disponible para ti?

2. Ser receptivos, poder responder

  • ¿Puedo contar contigo? / ¿Puedes contar conmigo?

  • ¿Respondes a mis señales de necesidad? / ¿Respondo a tus señales de necesidad?

3. Estar comprometidos o involucrados emocionalmente

  • ¿Me siento segura/o que, aunque no estemos juntos, estamos conectados?

  • ¿A mi pareja le importan mis alegrías, dolores y miedos? / ¿Me importan a mi los de mi pareja?

Ese sentido de conexión emocional permite explorar lo que cada uno está necesitando o sintiendo y responder mejor a ello. Evita caer en la crítica o en el alejamiento que son propios del estrés y la ansiedad y lleva a la relación de pareja que recién inicia a fortalecer sus vínculos de amor.

Referencias

  • Johnson, S. M. (2019). Attachment theory in practice: Emotionally focused therapy (EFT) with individuals, couples, and families. Guilford Publications.

  • Stanley, S. M., & Markman, H. J. (2020). Helping couples in the shadow of COVID‐19. Family process, 59(3), 937-955.



Entradas destacadas
Entradas recientes